Cómo identificar a un docente tóxico

La relación entre docentes y estudiantes es uno de los pilares del proceso de aprendizaje. Los profesores pueden marcar una gran diferencia en la vida de los jóvenes, no solo desde el punto de vista académico, sino también personal, ya que pueden llegar a ser toda una fuente de inspiración. Sin embargo, hay docentes que terminan convirtiéndose en una influencia negativa. Entérate cómo identificarlos y qué hacer con ellos.

Si bien no es un fenómeno que ocurra con mucha frecuencia, algunos estudiantes han tenido la mala suerte de tener que tratar con un docente tóxico. Cuando esto sucede, es importante saber detectarlos para tratarlos con precaución y no dejar que sean una mala influencia en nuestra vida, y, de ser posible, intentar encontrar la mejor manera de relacionarnos con ellos sin salir afectados.

Lamentablemente, hay docentes que en vez de ser un valor agregado a la formación, terminan siendo una molestia, y hacen tanto daño a los estudiantes, como a la institución para la que trabajan. A continuación, te compartimos una lista de las caracteristicas de un docente tóxico, para que sepas identificarlo a tiempo y saber cómo tratarlo.

  • No trabaja contenido original: un docente tóxico es el que repite los mismos contenidos, de un curso a otro, sin preocuparse por adaptarlos. Es muy común entre sus actitudes, que trabaje siempre mirando el trabajo de sus colegas y robándoles algunas ideas.
  • No está abierto al cambio: si tienes un profesor que explica su metodología diciendo que “siempre se hizo así” es problable que estés ante un profesor tóxico. Estos se resisten al cambio porque requiere compromiso y voluntad. Prefieren hacer todo por costumbre, aunque no dé buenos resultados.
  • Explica sin enseñar: te enfrentas a un docente tóxico si en el aula este explica los contenidos, pero no se preocupa porque sus alumnos entiendan. Se preocupa más por cómo sale la clase, y no se fija en si todos los estudiantes comprendieron de qué trata el tema.
  • No es responsable por su curso: si los resultados del curso son malos, el docente tóxico tiende a culpar a los estudiantes o a la institución, pero jamás asumirá que él puede tener la culpa y que tiene que cambiar algo para obtener mejores resultados.
  • La vocación en segundo plano: el docente tóxico primero se preocupará de cumplir con los temas del programa y cumplir con su horario, lo que termina transformándolo en un funcionario. Si los estudiantes aprenden algo, esto será para el profesor un valor agregado a su trabajo, y no su labor.

Facebook Comments

Noticias Recientes